Sierra de Gredos

Desde Ávila  parte un recorrido que atraviesa la provincia hacia el sur siguiendo la formación de la sierra de Gredos. En primer lugar surge junto al río Alberche el pueblo de Navaluenga, cuyas praderas invitan a pasar una estancia tranquila. Siguiendo por Burgohondo se llega al puerto de Serranillos, desde donde se puede divisar toda la sierra de Gredos y el valle del Tiétar. Pasando por diversos pueblos serranos, la ruta exige una parada detenida en Arenas de San Pedro. Desde allí el siguiente punto es el puerto del Pico, paso natural entre la altiplanicie abulense y el sur de la provincia, para finalizar en Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino.

La Sierra de Gredos se extiende a lo largo de más de cien kilómetros de longitud y presenta un accidentado relieve producto de la acción glaciar sobre su manto granítico. Entre sus estribaciones abundan los riscos, gargantas, barrancos, cuchillares, paredones, lagunas y morrenas. La máxima altura del conjunto es el Pico Almanzor, de 2592 metros, el punto más elevado del Sistema Central.

La sierra cobija infinidad de especies tanto animales como vegetales, la orientación de las laderas y los pronunciados desniveles favorecen la existencia de una gran diversidad botánica. La fauna, con más de doscientas especies de vertebrados controladas, tiene en la conocida cabra montés de Gredos su mejor representante, es el mamífero más significativo, auténtico y símbolo de esta sierra. Con él también conviven la nutria, el buitre leonado y el águila real, entre otras especies.

Este enclave se ha convertido en foco turístico para los amantes de la naturaleza, tanto por el patrimonio geológico y biológico de la zona, como por las diferentes actividades lúdicas y deportivas que se pueden desarrollar en la comarca.